El embarazo y las radiografías

10 cosas prohibidas para la embarazada

Saber que una paciente está o podría estar embarazada es información importante para su médico.

El embarazo, por ejemplo, podría explicar ciertos síntomas o hallazgos médicos.

Es importante no omitir esta información al médico por cuando una paciente embarazada está enferma o lesionada, el médico deberá seleccionar cuidadosamente los medicamentos y ciertos tipo de pruebas para evitar riesgos potenciales para el niño en desarrollo.

Esto también es cierto para los exámenes que usan radiación.

La mayoría de los exámenes de rayos X no representan un riesgo grave para el niño en desarrollo de una mujer embarazada.

Sin embargo, como con cualquier procedimiento médico, siempre existe el riesgo de complicaciones.

El riesgo real depende de qué tan avanzado esté el embarazo, aunado al tipo de rayo y el área a examinar.

Radiografía Durante el Embarazo: Seguridad y Efectos Secundarios

Los exámenes de rayos X de la cabeza, los brazos, las piernas y el pecho generalmente no exponen a un bebé nonato directamente a la radiación.

Por lo general, el tecnólogo tomará precauciones especiales para garantizar que un bebé nonato no esté expuesto directamente.

A veces, las pacientes embarazadas necesitan exámenes del abdomen o la pelvis. La ecografía generalmente se usa si el propósito del examen es monitorear al feto.

En este caso, una ecografía no usa rayos X y no representa un riesgo conocido para el embarazo.

Si el médico no puede usar el ultrasonido para responder preguntas sobre el problema de salud que se está valorando, se pueden usar otras formas de imágenes.

Cuando sea posible, el tipo y método de examen de imágenes se elegirán cuidadosamente para minimizar la cantidad de exposición a la radiación del bebé.

Ante lo anterior es sumamente importante que se le informe al médico y al tecnólogo si estás embarazada o amamantando antes de realizar el examen.

Algunos exámenes avanzados de imágenes abdominales y pélvicas administran mayores cantidades de radiación a un embarazo en desarrollo.

Es posible que se necesiten imágenes avanzadas para responder preguntas sobre tu salud.

Estos exámenes incluyen tomografía computarizada (TC), medicina nuclear y exámenes de fluoroscopia.

Los exámenes de medicina nuclear son diferentes a la tomografía computarizada y la fluoroscopia, que emiten radiación desde el exterior.

En los exámenes de medicina nuclear, el paciente generalmente traga, inhala o se le inyecta un material que emite radiación (radiotrazador) para producir la imagen.

Para los procedimientos de medicina nuclear, las mujeres que están amamantando deben tomar precauciones especiales.

Algunos de los radiotrazadores pueden pasar a la leche materna y al niño durante la lactancia.

Es importante entonces informar al médico y al tecnólogo si estás amamantando antes del examen, preferiblemente al momento de la programación.

Se deben tomar ciertas precauciones y se deben dar instrucciones especiales para las madres que amamantan.

Las diferentes formas de imágenes brindan información diferente sobre tu salud.

Es importante decirle al tecnólogo o al radiólogo que estás o podrías estar embarazada. Esto le permite a tu médico planificar tu atención médica contigo y tu bebé en mente.

Recuerda, esto se hace para reducir cualquier riesgo potencial y optimizar tu atención médica.

Elige el laboratorio que más confianza te otorge entre los que pueden exitsir en la ciudad como Laboratorios Jenner