Las variaciones en el posicionamiento para la mastografía

Cuando programes tu mastografía, ten en cuenta tu ciclo menstrual. La semana posterior a la finalización de tu período suele ser el momento ideal para hacerse esta prueba.

Evita programar tu examen para la semana anterior a tu período. Ahí es cuando tus senos estarán más sensibles.

Se recomienda que las mujeres de riesgo promedio de desarrollar riesgo de cáncer de seno entre las edades de 40-49 años deben hablar con su médico sobre si deben comenzar a hacerse mamografías antes de los 50 años.

Para las mujeres de riesgo promedio de desarrollar cáncer de seno programar su primera mastografía a los 45 años, con la opción de comenzar a los 40 años es un punto de partida.

Después de los 45 años, debe hacerse una mamografía al menos una vez al año con la opción de cambiarse cada dos años a los 55 años.

Resultado de imagen para mamografía

Si bien las recomendaciones varían ligeramente, la decisión de cuándo y con qué frecuencia hacerse la prueba debe ser una decisión entre tu médico y tu.

Si tienes un riesgo promedio de desarrollar cáncer de seno, debes comenzar a hablar con tu médico sobre las mamografías a los 40 años.

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de seno, especialmente cáncer de seno temprano, informa a tu médico. Pueden recomendarte mamografías más frecuentes.

Antes de tu mastografía, es posible que desees tomar un medicamento para el dolor, si tu médico determina que es una opción segura según tu historial médico, adelante.

Esto puede reducir el riesgo de molestias durante la prueba y reducir el dolor posterior, ya que algunas mujeres presentan molestias menores.

Cuando llegues al consultorio de tu médico, deberás responder algunas preguntas sobre tus antecedentes familiares y cualquier mamografía previa, si la has tenido.

Esto es muy importante para que el equipo de imágenes lo sepa.

Lo más probable es que te lleven a una sala de espera separada que es específicamente para mujeres que se hacen esta prueba. Esperarás allí hasta que sea hora de tu examen.

Poco antes del examen, deberás desvestirse de la cintura para arriba. La enfermera o el técnico de rayos X pueden colocar adhesivos especiales sobre las áreas de los senos donde tengas marcas de nacimiento u otras marcas en la piel.

Esto disminuirá la confusión si estas áreas aparecen en tus resultados.

La enfermera o el técnico de rayos X también pueden colocar calcomanías en tus pezones, para que el radiólogo sepa dónde están ubicados al observar la mastografía.

Luego colocarán tus senos, uno a la vez en una placa de plástico. Otra placa comprimirá tu seno mientras el técnico captura las radiografías desde varios ángulos.

El tejido mamario necesita extenderse para que la imagen proyectada pueda detectar inconsistencias o bultos en el tejido mamario.

Obtendrás los resultados de tu prueba dentro de los 30 días. Si algo es anormal en la exploración de rayos X, se te puede indicar que te hagas otra mamografía u otra forma de prueba adicional.

Resultado de imagen para tejido mamario

Refréscate a ti y a tu casa sin explotar el aire acondicionado

Si bien es bastante fácil refrescarse con un chapuzón rápido o una ducha fría, es difícil saber cómo mantener nuestras casas frescas durante el verano sin terminar con una factura de electricidad que deja sin aliento cuando usas el aire acondicionado.

Si no tienes aire acondicionado o simplemente no deseas gastar demasiado en las facturas, veamos otras formas de mantener el calor afuera este próximo verano.

1) Mantén tus ventanas cerradas

Cuando tienes un buen tratamiento de ventana ayudarán a bloquear el calor y a reducir los costos de energía.

Resultado de imagen para refrescar casa

Aunque es natural querer abrir puertas y ventanas para dejar entrar el aire “fresco”, especialmente a primera hora de la mañana.

Ten presente que es más probable que la temperatura exterior sea más cálida que en el interior a media mañana, por lo que es mejor cerrar las puertas y ventanas y mantener ese aire más fresco adentro.

Si la temperatura baja durante la noche, abre las ventanas antes de acostarte y permite que entre la brisa más fresca.

2) Cierra tus persianas o cortinas

Fuente: vertilux.mx

El 30 por ciento del calor no deseado proviene de tus ventanas, por lo que si tus ventanas reciben luz solar directa, cierra las persianas o tus cortinas para evitar que el calor del sol caliente el aire dentro de la casa.

De hecho, ten presente que una combinación de cortinas black out y persianas funciona bien para evitar el calor y permite la luz natural.

3) Refrigera tu cavidad de techo

¿Sabías que la cavidad del techo de su hogar puede alcanzar hasta 700C en un caluroso día de verano?

Fuente: www.ecured.cu

¡Eso es lo suficientemente caliente como para freír un huevo! Y lo peor es que es la causa principal de calentar tu hogar.

Refresca la cavidad de su techo con un sistema de ventilación de techo.

4) Ventiladores contra el reloj

En verano, el efecto de enfriamiento del viento de un ventilador de techo puede hacer que una habitación se sienta hasta 8 grados más fría y reducir las facturas de aire acondicionado en un 40%.

Fuente: ovacen.com

Sin embargo, para ser efectivo, debes asegurarte de que tu ventilador gire en sentido antihorario para alejar el aire caliente y empujar el aire frío hacia abajo.

Los ventiladores de techo han recorrido un largo camino en términos de estética. Hay una gran variedad de estilos y colores ahora disponibles para adaptarse a cada estilo de hogar.

5) Cambia tus luces incandescentes

Si todavía tienes bombillas incandescentes en tu hogar, ahora es el momento de deshacerte de ellas.

Las bombillas incandescentes desperdician aproximadamente el 90% de tu energía en el calor que emiten, por lo que reemplazarlas hará una pequeña diferencia al enfriar tu hogar y reducir tu factura de electricidad.

6) Árboles y plantas

Además de hacer que tu jardín se vea genial, los árboles y las plantas son una forma efectiva de evitar que el calor ingrese por las ventanas.

Plante árboles y arbustos estratégicamente ubicados en camas de jardín o macetas fuera de las ventanas que reciben la luz solar más directa durante el día, creando una cubierta de sombra natural.}

Fuente: www.pisos.com

Si deseas más luz solar natural durante los meses más fríos, busca árboles que pierdan sus hojas durante el otoño y el invierno, lo mejor es investigar los árboles que mejor se adaptan para estos casos en tu zona.

Resultado de imagen para refrescar casa

7) Crear todo un jardín en tu techo

Plantar vegetación en el techo actúa como un aislamiento para la casa, ya que el jardín ayuda a mantener el aire templado en el interior.

Si deseas un techo verde prácticamente libre de mantenimiento, busca plantas que puedan mantenerse por sí mismas con un cuidado mínimo como la pata de canguro, las suculentas, banksias y margaritas nativas.